Un derroche de energía

A Florida fui muchas veces porque una gran familia que reside en esa ciudad y en Montevideo fue muy solidaria conmigo en un momento de mi vida.  El domingo 22 de julio volví a ir luego de mucho tiempo y lo hice para participar en la 10 k de la Agrupación de Atletas del Uruguay.

La última semana fue de cargas altas y llegamos con el cuerpo cansado, la carrera ya es parte del entrenamiento para la maratón de Buenos Aires así que íbamos con el objetivo de cumplirla pero sin el desafío de un buen tiempo. De todos modos estábamos muy motivados porque en los últimos días decidimos correr los 10 k por Andrea Machado y Hugo Amaya. Andrea es la hermana de Miti —una compañera de trabajo— y tiene un linfoma; Hugo es técnico radiólogo, ha compartido trabajos con Osmar, y tiene cáncer de colon. Prometimos, en un posteo de Facebook, que cada paso dado sería en su honor porque es un honor para nosotros correr en nombre de ellos. Tenemos además la fuerza de ser parte de Uruguay por Livestrong y de recorrer distancias (a pie o en bici) para homenajear a quienes luchan frente al cáncer.

Llegamos a Florida bien temprano, la ciudad nos dio la bienvenida con un cielo azul brillante y mucho frío. Y el ambiente se fue armando… inflaron los arcos, llegaron otros corredores, nos anotamos y comenzó la preparación. Nos pusimos los carteles “en honor”, los carteles con los números y los chips. Ir a los servicios sanitarios fue una aventura pues quienes planificaron la carrera se olvidaron de que los participantes necesitamos baño. Solo había dos para las mujeres y en un estado deplorable, les aseguro que me faltan adjetivos para describir la mugre acumulada y la generada. ¡Qué vergüenza!

Averiguamos que el circuito era de dos vueltas y Claudia, nuestra entrenadora, repasó detalles y la consigna fue clara: la segunda vuelta debía ser al mismo tiempo o mejor que la primera. A las 11:15 se largó y salimos con la velocidad de las carreras de la Agrupación (¡a mil!). El Prado, un bellísimo parque de Florida, nos esperaba con sus elegantes subidas y bajadas. Intenso. Buena entrada en calor. Y seguimos. Durante el recorrido y en las esquinas hubo aplausos, aunque un poco tímidos. Más subidas con sus correspondientes bajadas para tirar las caderas hacia adelante, descansar los brazos y ganar segundos.

Antes de finalizar el k 1 me sumé a Jose (una de las integrantes del grupo “Las Saladas” con las que compartimos entrenadora) que iba rápido y juntas sostuvimos el ritmo. En el k 4 intenté un paso más conservador ya que de lo contrario no lograría el objetivo propuesto por nuestra entrenadora. Y seguimos a buen ritmo. Pasamos el arco a los 24:17 y yo estaba asustada pues íbamos muy rápido y no lograría mantener esa velocidad. Otra vez El Prado, otra vez subidas y bajadas; mi cuerpo respondía y las piernas se movían con agilidad.

Pasamos el kilómetro 9 y luego de una vuelta nos encontramos con la recta final y el arco que con gallardía nos esperaba. Esprintamos en los últimos metros y logramos un tiempo espectacular. En 48:27 recorrí los 10 k de Florida. Fue un derroche de energía y les garantizo que la razón es la energía que Andrea y Hugo nos otorgaron. Ellos son luchadores, conocen del esfuerzo y de las ganas de vivir. Su motivación fue la nuestra y nos permitió lograr nuestros mejores tiempos porque Osmar ya me esperaba en la meta —hizo su carrera en 45:28—.

Hugo, que vive en Florida, fue a vernos y testimoniamos el momento con fotos. Me emocioné pues recordé nuestra lucha y la de tantos. Saber que hoy puedo transmitir energía a través de mis piernas y correr en homenaje a la vida me hace feliz, intensamente feliz…

Para finalizar la jornada fuimos a buscar a otras amigas y con alegría compartimos los últimos kilómetros de la ¡primera 10 k de Jacky! Luego brindamos y reparamos fuerzas con un apetitoso almuerzo.  Espero muchas carreras como la de hoy aunque sé que esta fue especial: por las personas homenajeadas, porque fue la primera de Jacky y porque además en Florida di mi homenaje a una familia que, como comentaba al principio, en un momento de mi vida me brindó la hospitalidad necesaria para continuar mis estudios y proyectar mi vida profesional/laboral.

Así fue Florida el domingo: intensa, al igual que sus subidas y bajadas.

Anuncios

5 pensamientos en “Un derroche de energía

  1. IMPOSIBLE NO INUNDARSE MIS OJOS DE LAGRIMAS AL LEER TUS CRONICAS Y LO ESCRIBO CON MAYUSCULAS PORQUE ES REALMENTE GRANDIOSO LO QUE HACEN UDS, DARLES ENERGIA A ESTA LUCHA TAN CRUEL. LOS QUIERO MUCHO !!!!!! SILVINA

  2. gracias por su apoyo y el Honor es nuestro de que practiquen deporte y lleven nuestro nombre .gracias y tu lo decis Florida tiene subidas y bajadas como la vida pero no nos dejara caer .

  3. Muy buena crónica Gaby, como siempre y me alegro por que al fin hayas lanzado tu blog, congrats!!. “Esprintamos”…, qué dirá Sarita????

  4. Gaby, por falta de tiempo -no de interés- no había podido leer tu nueva crónica, fascinante! como siempre! Me alegra muchísimos que seas feliz, es tan bueno escucharte (debería decir leerte, pero yo realmente te escucho), y oir tanta energía positiva, tanto empuje! Continúa así, eres muy especial! gracias por compartir conmigo tan lindas experiencias, realmente me siento muy halagada de ser tu amiga! muchos cariños. Mónica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s